Graciela Ocaña, candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires recurrió a la justicia para impedir que Cristina Kirchner cobre 2,8 millones de pesos por mes en jubilaciones de privilegio y un retroactivo que dijo asciende a 120 millones de pesos.

Ocaña se presentó ante la Cámara de la Seguridad Social primero para solicitar que la consideren como tercera interesada en el expediente porque dijo que está en juego “el orden público”.

Ocaña argumentó que Raverta no podía desistir porque no tenía facultades para hacerlo y además en su nota donde informa que no a recurrir la sentencia entendió que no da motivos para su decisión. Asimismo destacó que “nadie podría considerar válido que un funcionario en ejercicio de dicha facultad, autorice el desistimiento de una apelación con el objeto de favorecer a su líder política o a su hermano o a un amigo”.

La candidata a diputada nacional indicó que no era competencia de Raverta el desistimiento ya que es la Secretaría de Seguridad Social, que es su superior, y señaló que carece de argumentos ya que se debió haber excusado dado que “ha obrado priorizando a su líder política por sobre los intereses de su país”.

“En vez de defender el dinero de los argentinos, cuya administración se le encomendó, la Directora Ejecutiva decidió disponer de esos fondos en beneficio de su líder política Cristina Kirchner. Así, incumplió indudablemente con sus deberes de funcionaria pública e incumplió en una grave falta al Código de Ética”, señaló.

Ocaña completó diciendo que la autorización que dio Zannini para la doble percepción es nula, que no se pueden cobrar la asignación por haber sido presidenta y al que percibe como viuda del presidente Néstor Kirchner.

Por Redacción

Coordinador de Redacción de Argentinas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.